Aprendemos de nuestra historia

El aprendizaje es significativo si se vivencia, si se practica y se siente. Hoy nuestro alumnado de ESO lo han podido hacer de primera mano. Hemos contado con la maravillosa oportunidad de tener a Joelle Brossier, nieta de un ciudadano francés represaliado durante la ocupación nazi de Francia en la II Guerra Mundial. Su testimonio nos ha hecho imaginar los padecimientos de este joven francés, detenido por ser miembro de la resistencia francesa y deportado a un campo de concentración de Sachsenhausen, al norte de Berlín. Vivió largos padecimientos en un campo de trabajo y exterminio, pues contaba con cámara de gas. Además nuestros alumnos se han interesado por la vida de la familia que quedó en la Francia ocupada y sus padecimientos bajo la ocupación. Han descubierto que no todo acabó con la “liberación”, por el ejército soviético en 1945, sino que aún se hizo largo y penoso el viaje de regreso a Francia debido a las condiciones físicas en las que se encontraba después de más de dos años de cautiverio. Antes de regresar tuvo que pasar por al menos dos campos donde poco a poco se fue restableciendo su salud.
Joelle ha compartido los objetos personales de su abuelo, la chaqueta del traje de preso que le entregaron los sovieticos en 1945, porque el suyo eran harapos, los códigos de identificación de los trajes de preso (tanto el que les dieron los nazis como los soviéticos), cartas y documentos de la deportación y una foto con el traje de preso.
Sin duda ha sido un día emocionante y donde hemos aprendido mucho más que historia.
Agradecimientos sinceros a Joelle Brossier por su testimonio, tiempo y calidez; a la familia Bosque Martín por habernos facilitado la labor de esta actividad; y, a las profesoras y alumnos encargados de la Radio Escolar Maristas Villalba, pronto podremos escuchar el nuevo progama.